10 razones para ver Outlander

Hay vida más allá de Juego de Tronos y por aquí nos hemos hecho una maratón de Outlander. ¿No la conoces? Te damos 10 razones para ver Outlander.

Hace poco una amiga que contó que le encantaría ir a Escocia y alojarse en un castillo encantado con fantasma de highlander incluido. Yo, que a veces destaco por mi ignorancia suprema, no tenía ni idea de lo que era un highlander. Así que me puse a investigar porque una será ignorante, pero también aplicada. Y esto es lo que encontré.

Los hihglanders son los habitantes de las Highlandas, las tierras altas de Escocia y en los últimos tiempos están cobrando protagonismo por su fama de tíos buenos empotradores, aunque no necesariamente MAF’s, ya que muchos son pelirrojos. La literatura los representa como fantasmas sexys o valientes guerreros que se pasean con su kilt o falda escocesa debajo-de-la-cual-no-llevan-nada. Y ahí es donde empiezan a disputarse el trono de símbolos sexuales con vampiros y vikingos. Y por mi parte tienen todas las de ganar.

La investigación sobre los highlanders me llevó a una agotadora lista de novelas románticas, un género que no es precisamente mi preferido y si habéis leído mi novela ‘Aterrizaje de emergencia’ ya lo deberíais saber. El caso es que una de esas sagas me llamó la atención porque iba acompañada de una serie, ‘Outlander’, que se desmarcaba del género romántico para entrar en el Olimpo de series de buen ver. Y ya no pude parar. Así que os cuento algunas motivaciones para ver esta serie del canal Starz que os dejará con la boca abierta.

1. Por el highlander

Outlander GIF - Find & Share on GIPHY

Un tal Jamie Fraser. Sobran las palabras.

2. Por la protagonista.

Outlander GIF - Find & Share on GIPHY

Claire Beauchamp, Claire Randall o Claire Fraser. Ella es la auténtica protagonista de la serie a la que admiramos y envidiamos a partes iguales.

3. Por la historia.

11221349_929757093750167_4565426666250339235_n

Un poco de seriedad. La serie va de una enfermera inglesa que justo al terminar la Segunda Guerra Mundial hace por accidente un viaje en el tiempo y aterriza en 1743. Historias de amor y de guerra para todos los gustos.

4. Por la Historia.

12063533_954618104597399_6116213395936567788_n

Sí, todos sabemos lo que ocurrió en la Segunda Guerra Mundial, pero algunos no sabíamos nada de las rebeliones jacobitas y de los Estuardo solo conocíamos a María.

5. Por el paisaje.

Outlander GIF - Find & Share on GIPHY

Perdón, se nos ha escapado el prota. Queríamos decir que la serie está ambientada en Escocia, tierra de lluvias y paisajes verdes capaces de enamorar a cualquiera.

6. Por el sexo.

Outlander GIF - Find & Share on GIPHY

Protagonistas de Oultander escasos segundos antes de ponerse al tema.

7. Por el amor.

Outlander GIF - Find & Share on GIPHY

Bueno, por más erótica que sea esta escena, podemos asegurar que también hay mucho amor.

8. Por los libros.

La serie está basada en la saga ‘Forastera’ de Diana Gabaldón. El tamaño de los libros puede dar un poco de pereza, pero enganchan que da gusto.

9. Por la 3ª temporada.

19904987_1462186907173847_8214637319708813553_n

El 10 septiembre en EEUU, aquí ya estaremos a 11. Da tiempo de sobra a ponerse al día.

10. Por el highlander.

Poldark GIF - Find & Share on GIPHY

Ya sé que esta razón está repetida, pero creo que merece la pena la pena insistir.

Que disfrutéis de Outlander, hermosuras.

Laura Vélez

 

 

 

 

Llanes: cuando un destino turístico te lleva al paraíso

La villa asturiana de Llanes se sitúa entre los destinos turísticos preferidos. Un lugar privilegiado en el paraíso que te enamorará con muchos motivos. El mejor destino para este verano y los siguientes.

Pueblos con encanto hay muchos, pero pocos se igualan a Llanes. Esta villa marinera del norte es uno de los destinos turísticos más apreciados por derecho propio. Porque unas vacaciones en Llanes son para repetir. Porque un verano en el paraíso no se puede olvidar. Nos vamos hasta Llanes, un lugar de novela, para vivirlo a tope y recordarlo para siempre. ¿Vienes?

Por qué Llanes es el mejor destino turístico

Imagínate el norte de España, una localidad a la orilla del Mar Cantábrico en un lugar al que la promoción turística califica como el paraíso, Asturias, y a pocos minutos de esa Cantabria infinita que también te incita en verano. Un verano más fresco pero no más ligero porque la intensidad paisajística de las tierras del norte se quedará para siempre en tu recuerdo volviendo a llamar tu atención inevitablemente cada vez que el calor apriete.

Llanes es irresistible. Esta villa marinera que no llega a los 5.000 habitantes se convierte en el destino ideal para pasar unas vacaciones o unos días de descanso por ese encanto que te atrae como un imán. Pensando para vivir y pensado para visitar, en Llanes se conjugan a la perfección las tradiciones locales con los servicios destinados a la gran cantidad de visitantes que recibe.

Alojamientos para todos los bolsillos, una gastronomía variada, deliciosa y asequible, rutas de cine, rutas con historia o sendas naturales. Y las playas. ¿Qué más se puede pedir? Pues en Llanes puedes pedir más, porque hay mucho más.

Qué ver en Llanes

sablon

+ De visita en Llanes no te puedes perder la playa del Sablón. De acuerdo que es pequeñita, de acuerdo que en verano estará llena, pero es el lugar en el que tomar el pulso a esta villa que se abre a los brazos de Poseidón y se cierra a un casco medieval declarado Conjunto histórico artístico. Desde la playa del Sablón puedes observar perfectamente la muralla medieval y hacia allí te diriges, porque detrás de la muralla la magia de Llanes te atrapará.

+ Cruzas la muralla y te empiezas a imaginar la grandeza de otros tiempos con el Palacio de los Duques de Estrada. En ruinas desde la invasión napoleónica, este palacio barroco es del S. XVII y todo un símbolo de Llanes a la espera de ser reformado y asemejarse a tiempos mejores.

+ El palacio te llevará sin duda hasta la Basílica de Santa María, una construcción de marcado acento medieval que fue consagrada en 1480, aún sin terminar. Parte de su interés arquitectónico reside en su mezcla de estilo gótico y románico. Y por supuesto, no te puedes perder el retablo del interior dedicado a la vida de María.

 

+ El torreón. Declarado Monumento Nacional, se trata de una edificación defensiva de planta circular integrada en la muralla medieval. Fue utilizada como cárcel y hasta hace poco como Oficina de Turismo. Y si te olvidas de visitar Llanes en verano, la iluminación nocturna del torreón en Navidad es sencillamente fabulosa.

puerto

+ El puerto. El puerto de Llanes es tan inevitable como inolvidable. La parada en algunos de sus cafés es obligada, así como respirar el ambiente del antiguo puerto de pescadores. Hoy también es puerto deportivo, pero eso no empaña la esencia tradicional de este lugar que te invita a llegar hasta el mar.

+ Los cubos de la memoria. Uno de los lugares más fotografiados de Llanes está al final del puerto. Los cubos de la memoria son los bloques de hormigón pintados e interpretados por el escultor Agustín Ibarrola que dan la bienvenida al mar y están en este lugar desde el año 2001. Polémicas al margen, los cubos de la memoria son, sin duda, originales y llamativos y la obra ha tenido un gran impacto internacional.

¿Qué dicen las calles de Llanes?

y voy

Si en algún momento del recorrido has bajado la vista al suelo seguramente te habrás encontrado con algunas palabras sueltas o frases sin sentido forjadas en alguna baldosa entre el empedrado. Si eres una persona curiosa, habrás vuelto sobre tus pasos y te habrás encontrado con alguna más. Pero sigues sin entender lo que te quieren decir las calles llaniscas. Son extractos de poemas de Celso Amieva:

‘Te amé, te amo, te amaré por nunca

siempre jamás amén, Llanes, Lybunca,

la Puebla de Aguilar o Villasaro

y mi asperjante amor te lo declaro

con tu propio pudor y mi descaro.

Mojo en tu sidra mi devota mano,

persigno con el índice y el medio

mi faz y voy a bendecir tu predio

marinero, rural, fluvial, urbano,

católico, guasón, astur e indiano.

Mi alma a las remotas eras vuelta,

corrobora su esencia primeriza

hoy que en vuestra compaña profundiza

el gran misterio de su noche celta.

Canta el orbayo y canto la neblina,

santo a Cuera y al Pico Turbina,

señor del trueno y padre de las nieves.

Canto el maíz, el bable, la sardina

y la luna romántica de Tieves’.

Un paseo por Llanes

paseosanpedro.jpg

No podemos obviar la parada en las tres playas de Llanes, la del Sablón, la de Puertu Chicu y la de Toró. Y es cierto que tostarte el fresco sol del norte es tentador, pero más tentador es estirar las piernas y caminar al borde los acantilados por el Paseo de San Pedro. Si estás tirado en la playa del Sablón, verás unas escaleras que suben hasta una prometedora campa verde que de inmediato se convierte en un balcón al horizonte cantábrico.

No te lo puedes perder. Como tampoco te puedes perder los itinerarios de cine que cada verano te hacen un recorrido por lugares de película. Para más información de actividades, rutas y alojamiento no dudes en consultar :

Turismo Llanes

Turismo Asturias

Disfruta de Llanes.

Texto y fotos: Laura Vélez

Aterrizaje de emergencia ya en ebook

Interrumpo mi retiro para anunciaros que mi novela, Aterrizaje de emergencia, ya está disponible en formato electrónico y GRATIS hasta el lunes 24 de julio.

Os dejo el enlace aquí.

Por si alguien (alguna persona afortunada a la que no le haya dado la trisca con mi novela) no sabe de qué va este Aterrizaje de emergencia os cuento muy brevemente: rupturas de pareja que se quedan en el pasado, sexo para disfrutar del presente y un viaje (a Creta, cómo no) para abrir horizontes de futuro.

Nada más. Que disfrutéis la lectura. Mil gracias y mil besos.

Laura Vélez

Casandra, de Christa Wolf

La novela de Christa Wolf es algo más que una revisión de la figura de Casandra. La profetisa troyana nos habla de mitología, de feminismo y de guerra.

‘¿Por qué quise sin falta el don de la profecía? Hablar con mi propia voz: lo máximo.’
Edición Diario El País, 2005.

A Christa Wolf le tocó vivir la época convulsa de la posguerra precisamente en esa Alemania dividida tras la Segunda Guerra Mundial. Escribió Casandra ya en 1985 y es sin duda su novela más leída por muchas razones. Aclaramos quién es Casandra en la mitología griega para situar al lector.

Casandra en la mitología griega

Casandra es una profetisa troyana, hija precisamente del rey de Troya, Príamo. Tenía la particularidad de que sus profecías nunca eran creídas. Es decir, ella tenía visiones, tenía sueños y era capaz de predecir el futuro, entre otros acontecimientos predijo el desastre de Troya, pero nadie la creía. El motivo que aparece en los textos de mitología para esa falta de persuasión hacia su audiencia se encuentra en una maldición hecha por el dios Apolo, el encargado de la adivinación y las profecías. Parece ser que Apolo le otorgó a la chica el don de la profecía a cambio de favores sexuales a los que, una vez conseguido el don, Casandra se negó. La rebeldía no podía quedar impune y de ahí que Apolo la condenara a que nadie creyera sus predicciones jamás.

Sin embargo hay un motivo más evidente para que tomaran a Casandra por una loca y nunca la tuvieran en cuenta: era mujer. Era mujer en la antigua Grecia; o en Troya, pero para el caso es lo mismo. De ahí que la figura de Casandra se haya considerado posteriormente como el paradigma de la mujer que se atrevió a hablar. Mientras los hombres intentaban silenciarla a ella y a todas las mujeres.

La Casandra de Chirsta Wolf

Christa Wolf nos presenta a una Casandra justo a su llegada a Micenas. La puerta de los leones le da su funesta bienvenida porque, como buena profetisa, sabe que va a morir. (Lo siento, no hay spoilers en cuestiones de mitología). La novela es un monólogo con tintes de tragedia griega y con grandes dosis de lirismo. Casandra nos relata en primera persona no solo sus emociones, sino todos los acontecimientos que la han llevado hasta allí.

Como personaje central de la guerra de Troya, por el monólogo de Casandra se pasean los personajes habituales que conocemos gracias a la tradición homérica. Héroes como Ulises, Agamenón, Menelao o Diomedes. La bestia (según palabras de Casandra) Aquiles y Eneas, el único hombre al que ha amado en su vida y con el que tiene una conexión especial que no desaparece en toda la novela.

También nos muestra a un rey Príamo que vive en sus mundos de fantasía completamente influenciado por Eumelo, artífice de todos los malentendidos que provocaron la caída de Troya. Más hombres se pasean por la cabeza de la profetisa, Pántoo, su compañero en el templo de Apolo, el adivino Calcante, que se pasa al bando griego y su adorado Anquises, el hombre más cabal que aparece en estas páginas.

Pero sobre todo Casandra habla de mujeres. Esas mujeres que la mitología escondió y que ella se empeña en darles voz. Clitemnestra, la que pondrá fin a la vida de Casandra obligada por las circunstancias, Hécuba y transformación a lo largo de los años de una mujer fuerte y poderosa a una mujer doblegada por el poder patriarcal. Pártena, Arisbe y Marpesa que la enseñan otra forma de vida donde las mujeres son protagonistas. Y, por supuesto las amazonas, que acuden a la guerra como aliadas de los troyanos y que tienen un único objetivo en la vida:
‘Vale más morir luchando que vivir como esclavas’

El contexto de Casandra

Casandra sabe que va a morir. Casandra llega a Micenas como esclava de Agamenón, como botín de guerra. Y antes de morir, rememora toda su vida en apenas 160 páginas en las que nos muestra todo el contexto de la época. La guerra de Troya, el sinsentido de la guerra, la vida en pausa debido a la guerra. El motivo de la guerra: Helena.

Una Helena que en la novela de Christa Wolf se convierte en el fantasma que apuntaron en su día algunas teorías. Helena nunca llegó a Troya, los troyanos jamás vieron a la hermosa mujer por la que estaban en guerra. Helena, que se quedó en Egipto. Helena como mentira para comenzar una guerra, porque lo que de verdad querían los griegos y por lo que luchaban los troyanos era por el control del estrecho de los Dardanelos. Pero sin Helena, Homero no nos hubiera cantado como nos cantó. Sin Helena, griegos y troyanos no hubieran alcanzado la gloria eterna. Y sin Casandra, griegas y troyanas no hubieran podido alzar la voz.

Laura Vélez

Yo he venido aquí a hablar de mi libro

Parafraseo al inolvidable Francisco Umbral para hablaros de ‘Aterrizaje de emergencia’, mi primera novela, la primera pero no la última, espero. ¿Me acompañáis en este viaje?

La nuestra no es una historia de amor. Es una historia de viajes, amistad y sexo. Tres amigas viajan hasta Creta para olvidar su pasado y reconciliarse con su presente. El viaje a la isla de Creta supone una catarsis en la que se encuentran con ellas mismas, con los dioses, con hombres sin nombre y con el placer. Un viaje interior que se convierte en una aventura vital. Esto es un Aterrizaje de emergencia y lo encontráis aquí.

Aterrizaje de emergencia

BookCoverPreview

En un post anterior ya os conté cómo empezaba mi novela. Empieza así. Y continua con Natalia, Isabel y Marta conociéndose, creando una gran amistad entre ellas y haciendo frente común para intentar entender de qué va esto de ser feliz. Esto de ser feliz va de superar el pasado, de reservar al amor una parcela de la vida pero teniendo bien claro que la vida es mucho más. Que no puedes dejar en manos de nadie tu felicidad, que es cosa muy tuya. Y de relativizar el desamor porque tampoco es tan importante.

La novela es también un viaje. Unas vacaciones en Creta en las que nuestras protagonistas disfrutan a lo grande mientras van recordando algunos episodios de su pasado, esos que las han marcado, esos que quieren relativizar o directamente olvidar. Como compañeros del viaje se encuentran con los dioses griegos, ¡qué mejor compañía!, con las gentes de Creta que las acogen, cómo no, con su característica hospitalidad y con hombres sin nombre para no robarles protagonismo. A ellas, que son las que importan.

Sexo. Nuestras protagonistas están de vacaciones en la isla de Zorba y lógicamente tienen sexo. Sexo abundante y variado. Que la vida está para disfrutarla, que están solteras pero no han hecho ningún voto de castidad, que tienen sus necesidades y que además quieren divertirse y gozar. No solo el sexo, muchos placeres más están representados en esta novela, porque aquí hemos venido a disfrutar. Y aunque se trate de un aterrizaje de emergencia, hemos llegado a nuestro destino sanas y salvas. Y sin miedos.

Publicar una novela y no morir en el intento

Publicar una novela es como tener un hijo, que me perdonen las madres del mundo por mi ignorancia, pero todo lo que escucho a las mujeres sobre la maternidad se puede trasladar a escribir y publicar una novela. Es una novela muy deseada, ha sido una decisión muy meditada, me ha costado meses gestarla o lo que es el proceso de escritura y también he sufrido las consecuencias de esa gestación en forma de dolencias físicas de diferente grado de preocupación. El parto ha sido más duro todavía con la autopublicación a ciegas, aprendiendo a maquetar a marchas forzadas (aprovecho para pedir comprensión por los errores que pueda haber). Y todos los detalles técnicos que han retrasado su nacimiento. Hoy por fin está aquí. Mi criatura. Mi aterrizaje de emergencia y estamos todos a salvo.

Luego vienen las alegrías que te da la criatura, sangre de tu sangre. Escrito con el corazón y dejándote el alma y la piel en su creación. Las palabras de apoyo, la ilusión compartida con los que más te quieren, el consuelo cuando la criatura no te deja dormir, los hombros para lloriquear, los brazos para sujetarte cuando no puedes más. Porque también hay penas. Y un detalle revelador: escribir y publicar tu primera novela es el mejor medidor de la amistad sincera. Gracias a todos los que habéis estado ahí.

Gracias

Me gustaría aprovechar este espacio para los agradecimientos. Lo típico, a la familia y a los amigos, pero eso ellos ya lo saben. Tal vez no sepan lo agradecida que estoy toda mi gente del Facebook porque sin su apoyo ya me habría rendido hace tiempo. Al equipo de Diario Femenino, al del principio, al de después y al de ahora por confiar siempre en mí. A todos los que en mayor o menor medida han soportado mis alardes de diva y mi inestabilidad emocional. También a todos los que me han abandonado en el camino, por qué no. Y, por supuesto, a todos aquellos que aún sin saberlo me han inspirado y ahora se pasean por las páginas de este Aterrizaje de emergencia.
Gracias.

Pero como yo he venido aquí a hablar de mi libro, podéis adquirir Aterrizaje de emergencia en Amazon en este enlace.

Laura Vélez