Laberintos

Temo que se me olvide porque tengo mala memoria, así que me lo voy a llevar. Cuando me vaya, porque yo siempre me voy, me llevaré la sensación de mis pies en el agua mientras te observo de reojo cómo te metes al mar. De reojo, sí, así es como te miro porque tengo miedo de caer fulminada de adoración si me vuelves a sonreír así. No te quiero mirar mucho por si me enloquecen las lineas de expresión que se alborotan en tus ojos cuando te ríes, por si me ciego con tu mirada chispeante cuando estas divertido o por si acaso cuando cantas como un loco canciones que aborrezco me enamoro sin querer de ti. Pero aunque no te mire, mis dedos ya recorren solos el contorno de tu nariz. Esa nariz perfectamente imperfecta, dura, sexy, atrevida, segura, impasible. También me la llevo entre mis dedos. Y la tensión de tu mano abierta sobre mi nuca empujándome con fuerza hasta tu pecho con esa contundencia en la que quiero adivinar cierta ternura. Todo eso me lo llevo, con eso lleno mis maletas, porque ahora tengo que seguir mi viaje.

Laura Vélez

Anuncios

2 comentarios en “Laberintos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s