Viajar por Creta al encuentro de los dioses

Pocos dudan ya de que Creta es una isla mágica. Tal vez aquellos que se han aventurado a conocer el mundo griego desde un crucero no hayan podido percibir la verdadera esencia de las islas, pero incluso algunos de ellos han sentido la llamada de los dioses olímpicos y han vuelto en otra ocasión con más calma y con menos horarios estipulados.

Viajar por Creta, viajar en compañía o viajar sola. O solo, pero ahora está más de moda viajar sola y Creta es uno de esos destinos ideales para convertir el viaje en un auténtico sueño. Porque en Creta nuca viajas sola, te acompañan los dioses. Aleja tus esquemas vitales por un momento y podrás sentir su presencia.

Cuando te encuentras a Zeus en Creta

No vamos a repetir los motivos por los que la isla de Creta es el hogar de Zeus porque ya lo hemos comentado muchas veces en este blog. Que Zeus pasara su infancia en las montañas del Ida da para un artículo posterior sobre el magnetismo de un pueblo especial como es Anogia. Pero eso, insistimos, es para otro día. Hoy venimos a repasar la estrecha relación de algunos dioses con la isla de Creta.

Como Creta es el hogar de Zeus, su isla preferida, no es extraño que muchas de sus aventuras más conocidas tuvieran lugar en esta isla. En aquella ocasión en la que el señor del Olimpo raptó a Europa, ambos acabaron viviendo una larga temporada en Creta. Aquí tuvieron a sus hijos, entre ellos el gran Minos que tantas páginas de mitología nos ha regalado y nos continuará regalando.

Nos encontramos así, con el ojo penetrante de Zeus sobre tus pasos cuando caminas por la costa cretense, no te vayas a encontrar con el abrazo abrasador del gigante Talos, cuando te acercas a las montañas en busca de la cueva donde pasó su infancia y casi te parece escuchar las flautas de los Curetes con las que acallaban el canto del bebé que un día sería el mandamás del Olimpo o simplemente cuando intentas cuadrar la genealogía de un lugar u otro del mito en este isla que al final acaba relacionado de manera inevitable con Zeus.

La huella de Poseidón en Creta

Pero no vayamos a pensar que por ser Creta la isla mimada de Zeus los demás dioses no han querido participar de una forma u otra a aumentar la magia de esta tierra. Sus pedregosas montañas, que marcan el carácter indomable cretense y ese manto de olivos verdes que cubre toda la isla no serían tan indomables, ni tan salvajes, ni tan auténticos, sin esa presencia constante de Poseidón, amenazadora y tranquilizadora según cómo se encuentre tu alma en ese preciso momento en el que te enfrentas cara a cara con el dios de los mares.
Las playas de Creta, las larguísimas playas del norte, las cristalinas playas del sur, las más turísticas, aquellas que se salvan de la masificación, las capaces de mantener en un equilibrio casi demencial el paisaje intacto, con la gastronomía más tradicional en medio de un mar azul turquesa. Eso es obra de Poseidón, un regalo del dios de los mares que parece tener con esta isla de Creta tanta afinidad como Zeus. O tal vez sea una más de sus competiciones. ¿Quién consigue estar más presente en la isla? La respuesta quedará en el aire porque hoy en día ya no nos fiamos de las encuestas.

Y no conseguirás escapar de la presencia de Afrodita en Creta

Pero ni Zeus ni Poseidón. Tal vez la deidad que más te encuentres en la isla de Creta sea Afrodita. Afrodita, que es la diosa de la pasión y del deseo, sabe de amor tan poco como el resto de los mortales; ella se ocupa de infundir deseo, de apasionar al mundo, una tarea nada despreciable pero que no tiene nada que ver con el amor. Del amor se ocupa su vástago demente Eros, con sus flechitas lanzadas sin ton ni son y, para que engañarnos, sin ningún tipo de criterio. Pero estos son los dioses que manejan nuestros sentimientos y de momento no han inventado otros.

En cualquier caso, Afrodita, con su túnica azul, su pelo rubio y sus lazos dorados se pasea por toda la isla para que en tu viaje te lleves de recuerdo apasionadas noches y amaneceres encendidos de deseo. Te gustará el encuentro con Afrodita en el viaje a Creta, tal vez no te guste tanto si por un casual, los dioses no lo quieran, te encuentras con el demente Eros y te lanza una de sus flechas sin orden ni concierto.

Aunque para olvidar el desastre que pueda provocar el diosecillo Eros, siempre tendrás a tu lado a Dionisos, que será conocido por ser el dios de vino, pero aquí en Creta te lo encuentras bebiendo rakí como un cretense más. No dudes en acompañarle y compartir unos tragos con él.

Laura Vélez.

Vía Volver a Grecia

Anuncios

2 comentarios en “Viajar por Creta al encuentro de los dioses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s