De viaje por los palacios minoicos de Creta

Nos vamos hasta la mágica isla de Creta, retrocedemos hasta el segundo milenio antes de Cristo y nos plantamos cara a cara frente al mismísimo Minotauro. Los laberintos de los palacios minoicos en Creta.

Aún hoy sigue siendo difícil establecer una cronología precisa para señalar la cultura minoica, una cultura muy particular que ejerce una especial fascinación en este sitio ‘Volver a Grecia’, ya que en esta época se basan tantos y tantos sucesos mitológicos. Pongamos de forma aproximada el año 3000 a. C. y también el año 1400 a. C. para hablar de esta cultura que adoramos por estos lares. Luego, después de los minoicos, llegarían los micénicos. Y mucho más tarde llegaría Arthur Evans para hacernos partícipes de su creatividad e ingenio, no siempre acertados, a la hora de reconstruir la cultura minoica.

El palacio de Knossos: el laberinto del Minotauro

Para el lector despistado recordamos a grandes rasgos la historia del Minotauro, encerrado en un laberinto del que era tan imposible salir que el propio constructor, Dédalo, tuvo que salir volando (literalmente) de él. El Minotauro tenía una particular dieta alimenticia que consistía en jóvenes atenienses, un detalle que apunta tanto a la supremacía de la Creta minoica sobre otros lugares del Egeo como a una supuesta tradición de sacrificios humanos.

Entonces llegó Teseo, príncipe ateniense, héroe griego en todo su esplendor, dispuesto a acabar con el poder minoico, promocionar la cultura micénica y, ya de paso, instaurar la semilla del patriarcado. Teseo se fue directo al palacio de Knossos para enfrentarse al Minotauro pero el problema en sí no era matar al bicho, sino encontrar la salida del laberinto. Y como los héroes griegos son muy héroes, pero siempre necesitan a una mujer para lograr sus hazañas, ahora entra en escena Ariadna.

Ariadna vivía en Knossos, con su padre Minos, su madre Pasífae y su medio hermano el Minotauro y era la poseedora de ese ovillo mágico, el hilo de Ariadna, que utilizó Teseo para encontrar la salida del laberinto. En agradecimiento, Teseo prometió a Ariadna que la llevaría a Atenas con él para después dejarla abandonada en la isla de Naxos. Nada nuevo bajo el sol en una actitud muy propia de héroe.

El simbolismo del laberinto

Que podamos revivir toda esta historia entrando en el palacio de Knossos es todo un lujo que no debemos dejar pasar, como tampoco debemos dejar pasar el simbolismo de este mito en concreto y el del propio laberinto. Si el visitante que se adentra en el palacio de Knossos es incapaz de reconocer un laberinto en él es porque antes no ha mirado un plano de la planta del palacio. Aseguramos que la construcción del palacio se asemeja a un laberinto. Y la siguiente pregunta es ¿por qué un palacio en forma de laberinto?

Todos los palacios minoicos tienen una construcción en forma de laberinto, todo un símbolo utilizado en muchas otras culturas desde el principio de los tiempos. Como esa espiral en la que no sabes cuál es el principio y cuál es el final, el laberinto tiene su propia interpretación dependiendo de la época y de la cultura en la que aparezca. Parece ser que en la cultura cretense el laberinto estaba muy relacionado con la idea del tránsito entre una vida y otra, transitar por todo un laberinto en la vida para llegar al centro, morir y encontrar la salida para renacer.

Algo que podemos trasladar a la actualidad fácilmente si pensamos que la vida no es sino ese laberinto lleno de posibilidades, opciones, la elección del camino correcto o incorrecto. En algún momento encuentras a tu propio Minotauro y, o bien te enfrentas a él, te enfrentas a tus demonios, o bien intentas evitarle y seguir recorriendo las calles del laberinto. Te pierdes, no te encuentras, hay que llegar al centro antes de plantearte siquiera encontrar la salida.

Hay vida más allá del palacio de Knossos

Tal vez en una primera visita a Creta no puedas apreciar la importancia de los laberintos por toda la isla. Te pasará si te limitas a visitar el palacio de Knossos. Es cierto que es el palacio más accesible por estar en la propia capital, en Heraclio, que es el más reconstruido y, por lo tanto, el más ornamentado, pero hay vida más allá de Knossos.

malia1
El palacio de Malia, por ejemplo, ese palacio donde se encontró la famosa abeja que verás por toda la isla en forma de joya de oro, es uno de esos palacios minoicos en los que merece la pena perderse. Rodeado de olivos, no es difícil que la imaginación te lleve a aquellos tiempos lejanos en los que los escribas anotaban en las tablillas de arcilla todo lo que entraba en los almacenes de palacio. Los olivos también ayudan en una particular visita por la historia cretense.

festos1

Y una visita al palacio de Festos conseguirá que te olvides por completo de la artificial reconstrucción de Knossos. Festos es el palacio minoico por antonomasia, lugar de origen de otro de los hallazgos arqueológicos convertidos en souvenir de obligada adquisición, el disco de Festos, una espiral sin descifrar para confundirte un poco más en este laberinto minoico. Muy cerca de Festos está otro importante yacimiento minoico, Hagia Triada, por no hablar de los lugares para el descanso que te encuentras en los alrededores, como Matala y sus cuevas que en su día fueron un asentamiento hippie, un día que parece tan lejano como la época minoica.
En el palacio de Festos no es difícil visualizar a una gran parte de la sociedad minoica disfrutando de alguna festividad en la que el toro fuera el protagonista. Pero en los días nublados y oscuros, te pueden llegar reminiscencias de una sacerdotisa minoica blandiendo el labrys cretense, el hacha de doble filo que se utilizaba en los sacrificios rituales.

Laura Vélez

Vía: Volver a Grecia

Anuncios

Un comentario en “De viaje por los palacios minoicos de Creta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s