Rincones de Cantabria: la Fuentona de Ruente o la casa de la Anjana

Nos acercamos hasta uno de los rincones mágicos de Cantabria para encontrarnos con las hadas de la mitología cántabra. Nos vamos hasta la Fuentona de Ruente a la casa de la Anjana.

fuentona2

Hace frío; o fresco, porque estamos en el norte de España. Cantabria es una de esas Comunidades Autónomas en las que la promoción turística deja mucho que desear por más que vaya acompañada de su infinitud. La ‘Cantabria infinita’ de la que hablan los folletos turísticos es mucho más que el contraste entre montaña y mar y mucho más que las cuevas prehistóricas. Si Cantabria es infinita es porque contiene una magia que proviene directamente los seres sobrenaturales que habitan en sus bosques: las Anjanas.

La Fuentona de Ruente

El Valle de Cabuérniga es uno de los rincones más emblemáticos de Cantabria no solo por su impresionante paisaje, sino también por preservar las tradiciones locales. En este valle a orillas del Río Saja hacemos parada en Ruente, una localidad de especial interés que se llena de turistas y domingueros en busca de esas raíces mitológicas que conserva Cantabria.

No vamos de senderismo en esta ocasión, porque para conocer la casa de la Anjana basta con caminar unos pocos metros desde el puente medieval que da la bienvenida al visitante. Ese puente que enmarca el abundante caudal de la Fuentona es el punto de partida hacia una de las leyendas populares más enigmáticas. Siempre hay agua bajo esa fuente, siempre mana agua desde el nacimiento de la Fuentona excepto en esas escasas ocasiones que sin motivo aparente un buen día amanece seco. Y a las pocas horas, o al día siguiente, el agua vuelve a fluir como por arte de magia.

Este fenómeno geológico tiene sus estudios científicos, pero fundamentalmente viene avalado por la mitología. La Anjana que habita allí mismo, a unos metros, en el nacimiento de la Fuentona se ha enfadado por algún motivo (¿quién conoce los motivos de las anjanas?) y ha frenado el caudal del agua para llamar la atención de los lugareños, que asombrados por la repentina sequía del arroyo, empiezan a temer los peores presagios.

Las Anjanas en la mitología cántabra

Pero no hay nada que temer de estas Anjanas, ya que son hadas bondadosas, aunque de carácter voluble como todos los seres sobrenaturales. Las Anjanas, bien conocidas gracias a los textos costumbristas del escritor Manuel Llano, habitan las fuentes y los ríos de Cantabria. Rodeadas de aguas frías y de bosques, peinan sus largas melenas a la espera de que algún alma atormentada acuda a ellas en busca de consuelo. Y siempre encontrarás consuelo en una Anjana.

fuentona3

El carácter benefactor y amistoso de estas hadas es innegable, ya que ha sido capaz de vencer el menosprecio de estos seres mágicos por parte de la tradición católica que un día las hizo culpables de los robos de alimentos en los hogares mientras sus moradores acudían a misa religiosamente. Fueron rumores infundados, malas lenguas que intentaron sin éxito reducir el poder mágico de las Anjanas.

Hoy, restaurado el honor de estas hadas de los bosques, es el mejor momento para acudir hasta la Fuentona de Ruente en busca de consuelo para cualquier mal del espíritu. Las Anjanas son expertas en curar el mal de amores, dicen. Ellas bendicen a los enamorados y maldicen el desamor, así que en tu mano está, viajero, llegar hasta la entrada de la cueva de la Anjana y dejar que sea ella la que valore si tu corazón es puro. Y tus intenciones.

Un día en la Fuentona de Ruente

Cada vez son más los turistas que llegan el domingo para pasar el día en Ruente. Sin duda, el lugar dispone de restaurantes suficientes para albergar el flujo de visitantes ávidos de probar la gastronomía local, gastronomía variada y rica que es imposible abarcar ante la contundencia del plato estrella: el cocido montañés que te dejará saciado el estómago, pero no el recuerdo, por lo que tendrás que volver.

fuentona4

Lo ideal es evitar el fin de semana para disfrutar por entero de este rincón de Cantabria. De esta forma, no te llevarás el recuerdo del bullicio dominguero y sí la sensación de bienestar de un solitario paseo por Ruente dejándote envolver por las brumas norteñas que en este lugar en concreto llevan el aroma de las hadas. Sí, puede que haga frío, tal vez llueva, pero siempre puedes templar el día en un local de difícil definición pero de seguro encanto. La Oca en el Océano es el lugar que mejor resume la belleza de la zona, donde tomar un chocolate caliente o un té, donde comer un dulce casero de obligada subida a Instagram o donde adquirir un recuerdo con estilo alejado de los típicos souvenirs.

Laura Vélez

 

Anuncios

4 comentarios en “Rincones de Cantabria: la Fuentona de Ruente o la casa de la Anjana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s