Especial San Valentín. Celebrar o no el Día de los Enamorados

Se acerca San Valentín y llegan los nervios porque el día de los enamorados puede desembocar en una apoteósica discusión de pareja. Y los solteros ¿qué?

-Cariño, podríamos hacer algo especial por San Valentín

– Por supuesto que no. Ya sabes que me parece una celebración consumista y sin mucho sentido porque el amor se demuestra cada día.

Los detractores de San Valentín

Con muchas variantes y anexos esta es la discusión tipo que tienen muchas relaciones de pareja cuando se acerca este Día de San Valentín o Día de los enamorados. Mientras los aficionados a esta fecha empiezan con los preparativos para pasar un día de lo más especial con su pareja, los detractores sacan a relucir los viejos argumentos año tras año. Y no solo en San Valentín.

Los detractores del Día de San Valentín son los mismos que se indignan por celebrar Halloween y, a veces, la Navidad. Que son tradiciones impuestas por la cultura norteamericana, dicen, como si no vinieran celebrándose el Día de los muertos y el solsticio de invierno desde las culturas más primitivas. No, las celebraciones de Halloween y la Navidad no las inventaron los americanos.

Ni el Corte Inglés. Que ese es otro de los argumentos por los que tantas y tantas personas se niegan a celebrar estas festividades. Ellos se niegan a participar de un acto que fomenta el consumismo sin sentido mientras se recuestan en su sofá de Ikea para ver su programa favorito en su Smart Tv. Pero celebrar San Valentín…no, por favor.

Además, dicen, el amor hay que demostrarlo todos los días. Y ahí estamos de acuerdo. Pero preguntamos, ¿de verdad demuestras tu amor por tu pareja todos los días?, ¿se lo demuestras algún día, acaso? Porque tal vez, solo tal vez, estaría bien que por un día cedieras en favor de una ilusión de tu pareja.

Quién fue San Valentín

Pero vayamos a por la información para intentar convencer a todos esos escépticos del Día de los Enamorados que no se trata de una novedad impuesta por la sociedad de consumo. San Valentín, como su propio nombre indica era un santo. Y en verdad debía serlo porque se dedicaba a casar en secreto a parejas enamoradas saltándose la prohibición de las leyes del imperio romano. Sí, no estamos hablamos de ayer. San Valentín vivió en Roma allá por el siglo III y en cuanto el emperador Claudio se enteró de sus labores celestinas lo martirizó hasta convertirlo en santo.

Origen del día de San Valentín

Tenemos así situado al patrón de los enamorados en una época muy lejana, mucho antes de que se inventaran los centros comerciales y la cultura de USA llegara a nuestras vidas. Porque el amor, sin duda, es atemporal. Prosigamos. Parece que fue un 14 de febrero el día del fallecimiento de este santo protector de los enamorados y, aunque no hay documentos que lo demuestren, también parece que fue muy pronto cuando las parejas decidieron conmemorar el aniversario de la muerte de San Valentín.

Lo que sí está más claro es que la fiesta en cuestión fue instaurada por el papa Gelasius I en el año 496 en sustitución de unas fiestas paganas llamadas Lupercalia que estaban dedicadas a la fertilidad, por lo que nos podemos imaginar cómo acababan aquellas fiestas que no debía alejarse mucho de la forma en que acaba algún que otro San Valentín en pareja hoy en día.

Más tarde, pero también hace mucho, mucho tiempo, el poeta inglés Chaucer menciona el 14 de febrero como Día de los Enamorados en su poema ‘Parlamento de los pájaros’. (‘Porque era el día de San Valentín, cuando cada pájaro viene a escoger a su pareja’) Corría el año 1382 y supuso el pistoletazo de salida para celebrar por todo lo alto San Valentín.

Qué pasa con los solteros en San Valentín

Esperamos con esto haber resquebrajado, aunque sea un poquito, la férrea convicción de aquellos que no están dispuestos a celebrar San Valentín aun sabiendo que a su pareja le encantaría. Podemos añadir, para su tranquilidad, que celebrar el Día de los Enamorados no requiere ningún gasto extra, tan solo se trata de un guiño de amor.

Llegamos a la cuestión más espinosa sobre este Día de los Enamorados: ¿qué pasa con los solteros en San Valentín? Como las tradiciones tienden a ser inclusivas, los solteros ya no tienen que quedarse mirando a las apasionadas parejas cómo se besan bajo la lluvia de febrero con una rosa en la mano. San Valentín celebra el enamoramiento, pero también el amor en general y de ahí que la amistad también entra dentro de este día especial.

Y aquellas personas solteras no por vocación, sino por accidente, y que están buscando el amor de su vida, que estén atentas el Día de San Valentín. Deben levantarse el 14 de febrero antes del amanecer y la primera persona con la que crucen la mirada por la calle, esa será su persona especial, su amor para siempre o hasta que dure. Así que cuidado con quién te encuentras el próximo 14 de febrero.

Laura Vélez

Anuncios

2 comentarios en “Especial San Valentín. Celebrar o no el Día de los Enamorados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s