La crisis de los 40: ¿mito o realidad?

Circula una leyenda urbana acerca de la crisis de los 40 y no estamos seguros de si es mito o realidad. El debate sigue abierto y los investigadores siguen afanándose en encontrar una explicación. Y frente a la ambigüedad, los testimonios particulares y las experiencias personales avalan la existencia de una crisis vital alrededor de los 40 sin descartar la posibilidad de una crisis existencial permanente.

Poco antes de cumplir 40 años

Como nací en un frío mes de diciembre y como parte de mi actividad se desarrolla en las redes sociales, especialmente Facebook, tuve que asistir con desesperada curiosidad a la celebración del 40 cumpleaños de todos mis compañeros de colegio, instituto y universidad. Me lo tomé como un castigo del Karma como otro cualquiera hasta que tuve que empezar a tomármelo con lorazepán.

Durante meses asistí virtualmente a través de sus muros de Facebook a los fiestones que mis excompañeros se daban con motivo de su 40 cumpleaños. Me sorprendió que si bien otros años no necesariamente mencionaban en sus tartas el número de años vivido, en esta ocasión lo pregonaban con un orgullo que yo estaba lejos de sentir. 40. Cuarenta. Cuarentones. Cuartentañeros.

La angustia vital se iba apoderando de mí a medida que avanzaban los meses y se sucedían las fiestas de cumpleaños. Yo iba a ser la siguiente y el nudo en el estómago se hacía cada vez más grande. No es que tuviera pensado dejar de comer Nutella porque precisamente es una de mis mejores aliadas para combatir la angustia vital, pero el nudo me preocupaba y acudí al médico.

Por suerte el médico me conoce bien, algo que indica que el carácter de ese ‘por suerte’ es malo y me tranquilizó haciéndome ver que si yo siempre cumplía 19 años jamás sufriría la crisis de los 40. Igualmente me recetó lorazepán para calmar la angustia y flogoprofén para mis maltrechos músculos adolescentes. Me fui a casa tan contenta sintiéndome a salvo de la crisis de los 40 hasta que abrí el Facebook y me encontré con la enésima celebración de cumpleaños. Por favor, basta ya.

El día que cumplí 40 años

Con la madurez de una persona que todos los años cumple 19 sobrellevé la tormenta como pude hasta que llegó mi cumpleaños y lo dediqué a reflexión. Buceé en mi honestidad y me reconocí por unas horas que tenía 40 años, pero la náusea no me impidió seguir reflexionando y haciendo recuento. 40 años, dos carreras universitarias sin terminar, tres idiomas hablados a medias, solvencia económica para echarse a llorar, sin pareja y sin ganas de ella, sin hijos y sin ganas de ellos, sin haber plantado un árbol en toda la vida, el libro aún sin terminar…

Evidentemente estaba sufriendo una crisis. La temida crisis de los 40 llamaba a mi puerta y entraba sin esperar a que la abriera, así de maleducada es la crisis de los 40. Que tienes 40 años, señora, y ¿qué has conseguido en la vida? Nada. Entonces me di cuenta, entre bocado y bocado de tarta de Nutella, que tal vez no había conseguido lo que se esperaba de mí. Pero que en realidad lo tenía todo. Tenía 40 años a las espaldas llenos de experiencias, lugares y personas que valían mucho la pena. Tenía una pasión que supe convertir en medio de vida y, sobre todo, tenía toda la vida por delante para seguir viviéndola.

Laura Vélez

Anuncios

6 comentarios en “La crisis de los 40: ¿mito o realidad?

  1. agathatelocuenta dijo:

    Me ha encantado la bonita reflexión del final. La humanidad tiende a poner sobre su espalda el peso de las expectativas exageradas y los títulos que sirvan de prueba a los logros.
    Si existe o no, es porque la gente se empeña en recalcar algo tan evidente como que se acaba el tiempo en este mundo. Lo que no suelen entender es que para ti, ya hayas hecho muchísimas cosas dignas de elogio, entre ellas, haber vivido.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. ladoncelladelaola dijo:

    Muy buena entrada por la rebeldía ante el peso de una sociedad que condena la edad…
    Una vez escuché decir a una señora ( hay que ponerle algún nombre, pero vamos, era una vaca-burra, no por gorda que no lo estaba, sino por su estrechez de miras) pues esta “señora” le dijo a una chica que trabajaba con ella que lo que no hubiera conseguido a los cuarenta y no lo conseguiría………..la chica tenía 39 ¡¡¡
    O sea, que parece que tenemos que pasarnos cuarenta años a contrareloj para demostrarle a los demás que somos alguien………. ¿y vivir , cuándo? ¿Y disfrutar de la vida, cuándo?
    Además ¿ es que una persona que tiene dos carreras, un maridito adinerado e hijos pijitos ellos es más feliz que otra chica más sencilla que trabaja, lleva su casa, soltera o casada? Anda ya ¡¡¡ Pues no conozco yo desgraciadas que parecen tener todo y no son felices.
    Viva la edad y el paso de los años, vivan las arrugas que significan que una persona vivió, mientras haya salud se puede conseguir todo ¡¡¡
    Me encantó .

    Le gusta a 1 persona

  3. mayracz dijo:

    Auch, aunque lo del libro me dolió (sentí el jalón de orejas de mi subconsciente), me encantó sobre todo lo último, son muchas cosas las que uno (léase los demás) piensa que “debe” hacer y en realidad no toma en cuenta TODO lo que se ha acumulado, valiosísimo, único y personal. Como siempre, un placer leerte, guapa, besos desde acá.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s