Contradicciones de una feminista en el amor y en el sexo

La RAE no se moja a la hora de definir el feminismo y lo hace como ‘ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres’. Partiendo de esta definición, no creo que haya muchas personas en contra del feminismo.

Pero parece que el asunto es un poco más complicado y si por una parte el feminismo está de moda, por otra parte la confusión reina sobre lo que es feminismo y lo que no. Personalmente me declaro feminista hasta la médula, pero me temo que soy de las feministas sin carnet debido a mis contradicciones internas. El terreno más resbaladizo es el del amor y el sexo, en el que más dudas tengo, en el que los conflictos entre mi feminismo y la cultura patriarcal que me han inculcado chocan hasta convertirse en una tragicomedia sin final.

Me consuela que no me pasa solo a mí. Me consuela ver la confusión general sobre comportamientos aceptables o no, esos que te otorgan el honor del carnet de feminista o te arrebatan la posibilidad de defender públicamente la igualdad. Lo que no me consuela es la batería de preguntas sin respuesta que generan todas esas contradicciones.

Hace unos meses estampé mi firma en una de esas campañas de Change.org para retirar el videoclip de un músico de cuyo nombre no quiero acordarme. La letra y la escenografía eran claramente ofensivas para cualquier mujer y no dudé en firmar esa petición. Las dudas llegaron unas horas después cuando me puse a escuchar a uno de mis grupos preferidos, Burning, y me encontré reconociendo que algunas de sus letras también estaban teñidas de cierto color machista. Luego llegaría la noticia de un estudio en la misma línea sobre el machismo que destilaban las letras de un cantautor tan reconocido como Joaquín Sabina.

Las contradicciones de una feminista

La pregunta se me agarró a la mente y aún no la he resuelto, ¿puede una feminista escuchar música? A esa pregunta siguieron otras muchas contradicciones mías y ajenas que he recopilado por si alguien es capaz de responder.

– ¿Puede una feminista leer 50 sombras de Grey y decir públicamente que lo ha leído? Porque no es muy feminista reconocer el peligro que supone que tantas y tantas mujeres quieran poner a un Grey (indiscutiblemente un tipo trastornado y poco saludable sexual y sentimentalmente)  en su vida y al mismo tiempo reconocer el impacto positivo que ha supuesto la lectura masiva del libro en la vida sexual de muchas mujeres que hasta entonces no se habían parado a pensar en su propia sexualidad.

-¿Puede una feminista tener de fondo de pantalla a un actor porno como James Deen? Cuidado que con el porno hemos topado. Y nos lleva a otra pregunta, ¿es menos feminista Amarna Miller que Barbijaputa?

-¿Puede una feminista creer en el amor? Se habla de deconstruir el ideal de amor, que es algo parecido a lo que hace Ferrán Adriá con la tortilla de patata, es decir, que es amor pero sin que lo parezca.

-¿Puede una feminista heterosexual enamorarse de un hombre con toques machistas?, ¿existe algún hombre en este planeta que no tenga un gramo de machismo? Porque todos (y todas) nos hemos educado en una sociedad machista. El punto, supongo, es ir bajando el nivel de tolerancia de comportamientos machistas, pero, también supongo, nadie está completamente libre o completamente limpio de algún rastro machista.

-¿Puede una feminista estar soltera y querer sexo? y vamos más allá, ¿se puede permitir una feminista en un momento dado confundir sexo con amor? O tal vez también hay que deconstruir la idea que tenemos del sexo.

-¿Puede una feminista soñar con un vestido de novia y una relación de pareja para toda la vida o tiene qué probar sí o sí los experimentos con el poliamor?

Lo que sí parece claro es que el feminismo no es un pensamiento único y que cada cual hace de su capa un sayo. Un individualismo en defensa de las libertades personales que nos lleva a otra contradicción por dejar la sororidad o la hermandad,  tan necesaria, en un segundo plano. Pero al fin y al cabo, ¿el feminismo no va de que seamos las mujeres las que podamos decidir sobre nuestra propia vida?

Ni qué decir tiene que se agradece cualquier comentario que arroje luz sobre estas contradicciones.

Laura Vélez

Anuncios

6 comentarios en “Contradicciones de una feminista en el amor y en el sexo

  1. latinsur dijo:

    Las preguntas iniciales comienzan a encontrar respuestas, o van en ese sentido, en el mismo planteo. En general, los “ismos” no ayudan a vivir en plenitud porque generan contradicciones. Funcionan a modo de defensa y sabemos que cuando nos defendemos nos cerramos, nos abroquelamos y exacerbamos nuestras señales defensivas. Es simple biología. Observemos como actúan los animales acorralados y nos veremos a nosotros mismos defendiendo nuestras posiciones. Exacerbamos los mecanismos de defensa, nos inflamos para parecer amenazantes como los gatos o perros, rugimos para infundir temor en los atacantes y lanzamos zarpas al aire. Por eso descreo de los “ismos”, entre los que incluyo el feminismo. Una canción dice “solo se trata de vivir, esa es la historia, con la sonrisa en el ojal con la sonrisa en el ojal con la idiotez y la locura de todos los días, con un amor sin un amor, con la inocencia y la ternura que florece a veces, a lo mejor resulta bien”. Quizás por ahí estaría el camino. Ser uno mismo con nuestras propias contradicciones y algunos aciertos. Comprender que somos humanos antes que cualquier otra cosa. Que exigimos respeto y respetamos, que amamos y olvidamos, que tenemos deseos y nos animamos a tenerlos y compartirlos. Que algunas cosas nos dan placer y otras no. Que tener sexo con alguien es satisfactorio y vivificante, sea esa persona la que conocimos hace unas horas, dos años o alguien que convive con nosotros y conoce secretos que salen a la luz después de mucho tiempo, gracias a que con esa persona no nos sentimos vulnerables. No creo en las feministas, creo en las mujeres que defienden sus derechos por no sentirse menos que nadie, sea hombre, mujer, jefe, general o presidente, no importa. No es necesario ser feminista para decir hasta aquí llegué, esto me gusta y esto no, no me levantes la voz y mucho menos te atrevas a violentarme. No tiene nada de malo leer Sombras, incluso el explorar algunas prácticas que allí se explicitan. Lo malo, quizás, es que ese estilo vacuo sea la manera de llevar el vacío existencial. No tiene nada de malo reírse de bromas tontas y sentirse un poco niño de vez en cuando. Lo malo, quizás, es no evolucionar y ser un malcriado para siempre. ¿Qué una mujer pueda sucumbir al amor romántico? Claro que si, es biología pura y no tiene nada de malo. También que en algún momento se le disipe el encantamiento y se de cuenta que estuvo bueno pero ya no. El machismo exacerbado tiene mucho de íntima inseguridad. Entiendo que se intenta replicar conductas “socialmente aceptadas”, que quedan bien a la vista de los demás, y que facilitan la vida. Una cosa es machismo y otra ser hombre. Es inexorable biología que somos física y mentalmente distintos , y por suerte, complementarios. Cabe reparar en que algunas conductas machistas son producto de la educación…femenina. Habría que revisar las actitudes maternales que crían y crean esos monstruos pequeños que luego se transforman en esos tipos aprovechadores, demandantes y generalmente inútiles para lo que no sea mostrar músculo y que los vean. Una cosa es ser amable y muy otra estar al servicio de, salvo que uno sea camarero pero en ese caso es por unas horas, nada más. Por último, ser solidaria con las congéneres no significa acatar todas sus directivas. Esa actitud independiente es síntoma de necesaria individualidad y no ser una fundamentalista que mira por los ojos de los demás. Buenas tardes.

    Le gusta a 1 persona

    • lauravelezguide dijo:

      Ay, gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo en todo lo que dices y resulta un consuelo oirlo/leerlo de otra persona. Excepto en el tema de los ‘ismos’. Sigo pensando que el movimiento feminista es necesario para equilibrar la desigualdad que aún existe entre los géneros, incluso cierta jerarquía en algunos ámbitos de la vida. Sin embargo se me hace difícil compartir ‘la lucha’ cuando el objetivo se confunde. Por cierto, me ha encantado esa canción de la que hablas, la voy a buscar.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s