Yo he venido aquí a hablar de mi libro

Parafraseo al inolvidable Francisco Umbral para hablaros de ‘Aterrizaje de emergencia’, mi primera novela, la primera pero no la última, espero. ¿Me acompañáis en este viaje?

La nuestra no es una historia de amor. Es una historia de viajes, amistad y sexo. Tres amigas viajan hasta Creta para olvidar su pasado y reconciliarse con su presente. El viaje a la isla de Creta supone una catarsis en la que se encuentran con ellas mismas, con los dioses, con hombres sin nombre y con el placer. Un viaje interior que se convierte en una aventura vital. Esto es un Aterrizaje de emergencia y lo encontráis aquí.

Aterrizaje de emergencia

BookCoverPreview

En un post anterior ya os conté cómo empezaba mi novela. Empieza así. Y continua con Natalia, Isabel y Marta conociéndose, creando una gran amistad entre ellas y haciendo frente común para intentar entender de qué va esto de ser feliz. Esto de ser feliz va de superar el pasado, de reservar al amor una parcela de la vida pero teniendo bien claro que la vida es mucho más. Que no puedes dejar en manos de nadie tu felicidad, que es cosa muy tuya. Y de relativizar el desamor porque tampoco es tan importante.

La novela es también un viaje. Unas vacaciones en Creta en las que nuestras protagonistas disfrutan a lo grande mientras van recordando algunos episodios de su pasado, esos que las han marcado, esos que quieren relativizar o directamente olvidar. Como compañeros del viaje se encuentran con los dioses griegos, ¡qué mejor compañía!, con las gentes de Creta que las acogen, cómo no, con su característica hospitalidad y con hombres sin nombre para no robarles protagonismo. A ellas, que son las que importan.

Sexo. Nuestras protagonistas están de vacaciones en la isla de Zorba y lógicamente tienen sexo. Sexo abundante y variado. Que la vida está para disfrutarla, que están solteras pero no han hecho ningún voto de castidad, que tienen sus necesidades y que además quieren divertirse y gozar. No solo el sexo, muchos placeres más están representados en esta novela, porque aquí hemos venido a disfrutar. Y aunque se trate de un aterrizaje de emergencia, hemos llegado a nuestro destino sanas y salvas. Y sin miedos.

Publicar una novela y no morir en el intento

Publicar una novela es como tener un hijo, que me perdonen las madres del mundo por mi ignorancia, pero todo lo que escucho a las mujeres sobre la maternidad se puede trasladar a escribir y publicar una novela. Es una novela muy deseada, ha sido una decisión muy meditada, me ha costado meses gestarla o lo que es el proceso de escritura y también he sufrido las consecuencias de esa gestación en forma de dolencias físicas de diferente grado de preocupación. El parto ha sido más duro todavía con la autopublicación a ciegas, aprendiendo a maquetar a marchas forzadas (aprovecho para pedir comprensión por los errores que pueda haber). Y todos los detalles técnicos que han retrasado su nacimiento. Hoy por fin está aquí. Mi criatura. Mi aterrizaje de emergencia y estamos todos a salvo.

Luego vienen las alegrías que te da la criatura, sangre de tu sangre. Escrito con el corazón y dejándote el alma y la piel en su creación. Las palabras de apoyo, la ilusión compartida con los que más te quieren, el consuelo cuando la criatura no te deja dormir, los hombros para lloriquear, los brazos para sujetarte cuando no puedes más. Porque también hay penas. Y un detalle revelador: escribir y publicar tu primera novela es el mejor medidor de la amistad sincera. Gracias a todos los que habéis estado ahí.

Gracias

Me gustaría aprovechar este espacio para los agradecimientos. Lo típico, a la familia y a los amigos, pero eso ellos ya lo saben. Tal vez no sepan lo agradecida que estoy toda mi gente del Facebook porque sin su apoyo ya me habría rendido hace tiempo. Al equipo de Diario Femenino, al del principio, al de después y al de ahora por confiar siempre en mí. A todos los que en mayor o menor medida han soportado mis alardes de diva y mi inestabilidad emocional. También a todos los que me han abandonado en el camino, por qué no. Y, por supuesto, a todos aquellos que aún sin saberlo me han inspirado y ahora se pasean por las páginas de este Aterrizaje de emergencia.
Gracias.

Pero como yo he venido aquí a hablar de mi libro, podéis adquirir Aterrizaje de emergencia en Amazon en este enlace.

Laura Vélez

Anuncios

2 comentarios en “Yo he venido aquí a hablar de mi libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s